¿Cuál es la diferencia entre el crecimiento normal y el canceroso?

La mayor parte de los tejidos que constituyen el organismo normal, renuevan continuamente los elementos que fisiológicamente se van destruyendo, como ocurre, por ejemplo, en la piel cuyas células superficiales se desprenden y son regeneradas por las células más profundas, o la destrucción y renovación fisiológica de los glóbulos rojos y blancos que son regenerados por la médula de los huesos, (o la mucosa del útero, que se regenera luego de cada menstruación).

Este crecimiento debido a una proliferación celular normal es regulado por distintos mecanismos biológicos que los adecuan a una necesaria proporción con los elementos que son destruidos. En el cáncer, por el contrario, una célula o grupo de células comienzan a proliferar sin cumplir ninguna función para el organismo, con una autonomía que escapa generalmente a los mecanismos normales de control de la proliferación celular. En estas condiciones estas células se vuelven contra los tejidos que le dieron origen, infiltrándolos y destruyéndolos.